La estructura de las relaciones sociales y la forma en que las personas comparten información, forman opiniones colectivas e influyen en las decisiones públicas han experimentado cambios importantes en el siglo XXI, sobre todo debido a las nuevas tecnologías de la información, que han dado lugar a nuevos modos de interacción social.

En algunos casos, no existen los marcos regulatorios que aborden el riesgo, el efecto y las implicaciones sociales de los avances técnicos o no se han desarrollado a la par. Muchas tecnologías están en continuo desarrollo, dando lugar a aplicaciones que tal vez no se hayan previsto. Pueden ser difíciles de establecer y, por lo tanto, dichos avances pueden quedar fuera de los marcos regulatorios existentes.

 Los avances técnicos en biomedicinas pueden producirse con gran rapidez y pueden plantear desafíos a los legisladores y profesionales de la salud.

 Las nuevas plataformas de interacción social pueden crear un debate polarizado dentro de comunidades segregadas en torno a temas que pueden merecer una reflexión más amplia e inclusiva.

 Sin los esfuerzos necesarios para promover el debate público, las voces de los grupos marginados y vulnerables pueden ser ahogadas o pasarse por alto.

Ejemplo Ejemplo

Alemania - Discurso público sobre la edición del genoma (2019)

La tecnología de edición de genes CRISPR-Cas9 en rápida evolución ha sido identificada como una preocupación bioética que es muy pertinente abordar mediante el debate público, tanto con fines de sensibilización como para mapear sus riesgos y beneficios. Alemania es uno de los países que ha organizado un amplio debate público sobre el tema, véase el ejemplo alemán sobre la iniciativa Genomchirurgie im gesellschaftlichen Diskurs en 2019.


Ejemplos :