Para que el debate público En este documento y en el artículo 28 del Convenio de Oviedo se utiliza el concepto general de "debate público" para describir las interacciones discursivas en la esfera pública (es decir, no en un contexto profesional) a través de las cuales los individuos y los grupos pueden identificar, explorar y resolver sus diferentes intereses en cuestiones que les afectan (o podrían afectar) a todos. sea eficaz, debe ser significativo y valioso para todos los interesados, además de respetuoso con ellos. Los participantes Las autoridades públicas, los expertos y los ciudadanos pueden ser considerados como participantes en una actividad o debate público. deben reconocer que han tenido una oportunidad justa de ser escuchados y que su contribución se ha tenido en cuenta, incluso si no están de acuerdo con alguna conclusión a la que se haya podido llegar como resultado del proceso.

El debate público es un proceso de comunicación en dos direcciones. La naturaleza del intercambio -lo que se comunica, por quién, a quién- puede diferir, y cualquier actividad de debate público Una actividad organizada, de alcance delimitado, destinada a estimular y atender el debate público sobre un tema específico con la expectativa de que informe o influya en la elaboración de políticas o en la gobernanza. implicará muy probablemente múltiples tipos de intercambio.

 La eficacia de las actividades de debate público puede aumentar si se presta atención a los principios de diseño y procedimiento.

 Las actividades eficaces de debate público fomentan el empoderamiento y la confianza entre los ciudadanos y entre éstos y el gobierno o las autoridades públicas.


Ejemplos :