Atrás

Irlanda - Debate público sobre el aborto y la derogación de la octava enmienda de la constitución (2016)

Irlanda - Debate público sobre el aborto y la derogación de la octava enmienda de la constitución (2016)

Antecedentes, promotor y participantes

En mayo de 2016, el Programa para un Gobierno de Asociación comprometió al Gobierno irlandés a establecer una Asamblea de Ciudadanos con el mandato de examinar un número limitado de cuestiones clave durante un período de tiempo prolongado. Una de esas cuestiones era considerar la posibilidad de derogar o sustituir la Octava Enmienda de la Constitución que prohibía el aborto.

Varios casos trágicos que terminaron en los tribunales ejercieron una creciente presión sobre el gobierno irlandés para que abordara esta controvertida cuestión. En 2013, la muerte de una mujer por sepsis después de que se le negara la asistencia para abortar un embarazo tras un aborto parcial desencadenó a los activistas que pedían la derogación de la enmienda.

El presidente de la Asamblea de Ciudadanos fue nombrado por el Gobierno y se eligió al azar un grupo representativo de 99 ciudadanos para representar ampliamente las opiniones del pueblo de Irlanda.

Objetivo

Dar recomendaciones de asesoramiento para su toma en consideración por un comité parlamentario, que a su vez haría una recomendación al gobierno.


Método

La Asamblea de Ciudadanos celebró cinco reuniones de fin de semana entre octubre de 2016 y abril de 2017, durante las cuales se invitó a testigos expertos del ámbito jurídico y médico a prestar declaración y ser interrogados. Se preparó un informe final y recomendaciones que luego fueron examinadas por un comité de parlamentarios de ambas Cámaras que, en diciembre de 2017, recomendó un referéndum ciudadano sobre la eliminación de la Octava Enmienda de la Constitución. Se requiere un referéndum para enmendar la Constitución, que fue más tarde propuesto por el gobierno irlandés. Este referéndum tuvo lugar el 25 de mayo de 2018 y fue aprobado por una clara mayoría del 66,4% al 33,6% a favor de la eliminación de la Octava Enmienda.


Características notables y lecciones aprendidas

La Asamblea de Ciudadanos estaba compuesta por ciudadanos particulares; los políticos no participarían en sus deliberaciones. El gobierno definió sus parámetros, y el Parlamento respondió a su informe.

Las técnicas de creación de consenso facilitaron un mayor compromiso y respeto mutuo. El tono de las deliberaciones de la Asamblea de Ciudadanos no fue agresivo y la información que se le presentó fue inteligible para el lego.

El comité parlamentario reflejaba en gran medida el tono y el enfoque de la Asamblea de Ciudadanos y, por lo tanto, fue más inquisitivo que adversario.

Las campañas del "Sí" y del "No" para el referéndum se construyeron en gran medida fuera de las estructuras de los partidos políticos tradicionales.

Aunque los políticos eran prominentes en ambas campañas, los principales partidos permitieron a sus miembros apoyar cualquiera de las dos posiciones.

La toma de decisiones fue deliberadamente lenta para permitir el debate en el público y dentro de los partidos.