Reflexionar sobre una serie de preguntas antes de iniciar una actividad de debate público Una actividad organizada, de alcance delimitado, destinada a estimular y atender el debate público sobre un tema específico con la expectativa de que informe o influya en la elaboración de políticas o en la gobernanza. puede ayudar a identificar el abordaje más adecuado que satisfaga los intereses de todos los participantes Las autoridades públicas, los expertos y los ciudadanos pueden ser considerados como participantes en una actividad o debate público.. Comprender qué enfoques pueden ser los más apropiados y efectivos en un caso particular es quizás el desafío fundamental para los responsables de la formulación de políticas y para aquellos que desean iniciar el debate público En este documento y en el artículo 28 del Convenio de Oviedo se utiliza el concepto general de "debate público" para describir las interacciones discursivas en la esfera pública (es decir, no en un contexto profesional) a través de las cuales los individuos y los grupos pueden identificar, explorar y resolver sus diferentes intereses en cuestiones que les afectan (o podrían afectar) a todos..

En esta sección se señalan cuatro consideraciones fundamentales para ayudar a quienes se preparan para el debate público a reflexionar sobre las medidas y los enfoques más adecuados a sus circunstancias. A menudo, será valioso utilizar una mezcla de métodos y llevar a cabo más de un tipo de actividad. El enfoque más apropiado no servirá necesariamente a los objetivos del conjunto de las partes; diferentes participantes tendrán diferentes razones para entablar el debate y pueden esperar resultados diferentes.


Ejemplos :