Back

Los Estados miembros del Consejo de Europa deben asumir una mayor responsabilidad para rescatar a los migrantes en el mar y proteger sus derechos

Recomendación
Estrasburgo 18/06/2019
  • Diminuer la taille du texte
  • Augmenter la taille du texte
  • Imprimer la page
  • Imprimer en PDF
Un niño migrante guineano cubierto con mantas térmicas después de una operación de rescate en el mar por una ONG española ©Giorgos Moutafis

Un niño migrante guineano cubierto con mantas térmicas después de una operación de rescate en el mar por una ONG española ©Giorgos Moutafis

“El enfoque de los Estados europeos sobre la migración en el mar Mediterráneo se ha centrado demasiado en evitar que los refugiados y migrantes lleguen a las costas europeas, y demasiado poco en los aspectos humanitarios y de derechos humanos. Este enfoque está teniendo consecuencias trágicas", ha dicho Dunja Mijatović, Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, durante la publicación hoy de una Recomendación (LINK) que identifica las deficiencias de este enfoque y que tiene como objetivo ayudar a los Estados miembros a reformular su respuesta de acuerdo con las normas de derechos humanos.

"Varios Estados han adoptado leyes, políticas y prácticas contrarias a sus obligaciones legales de garantizar operaciones efectivas de búsqueda y salvamento, el desembarque rápido y seguro y tratamiento de las personas rescatadas, así como para la prevención de la tortura y de tratos inhumanos o degradantes", ha dicho la Comisaria.

"Si bien los Estados tienen el derecho de controlar sus fronteras y garantizar la seguridad, también tienen el deber de proteger de forma efectiva los derechos consagrados en el derecho del mar, los derechos humanos y los derechos de los refugiados", ha dicho la Comisaria.

Las 35 recomendaciones contenidas en el documento tienen como objetivo ayudar a todos los Estados miembros del Consejo de Europa a encontrar el equilibrio adecuado entre estos imperativos. Se articulan en torno a cinco áreas temáticas principales: garantizar la coordinación efectiva de búsqueda y salvamento; garantizar el desembarque seguro y rápido de las personas rescatadas; cooperar eficazmente con las ONG; prevenir las violaciones de derechos humanos cuando se coopera con terceros países; y facilitar rutas accesibles, seguras y legales a Europa.

En concreto, la Comisaria recomienda que los Estados miembros mejoren la capacidad efectiva y la coordinación de las operaciones de rescate en el mar Mediterráneo; garanticen que el desembarque solo se realice en lugares seguros y sin demoras innecesarias; cooperen con las ONG que participan en las operaciones de búsqueda y salvamento, evitando la retórica estigmatizante en su contra, y cesen cualquier acto de hostigamiento; garanticen la transparencia y la rendición de cuentas en cualquier actividad de cooperación migratoria con terceros países; y aumenten la participación en los programas de reasentamiento de refugiados y amplíen otros mecanismos que ayuden a crear rutas seguras y legales.

“La urgencia para actuar es evidente. Desde 2014, miles de seres humanos han muerto en el mar Mediterráneo cuando intentaban llegar a una costa segura después de huir de la guerra, la persecución y la pobreza. A pesar de esto, las operaciones de búsqueda y salvamento de los Estados se han reducido; la Unión Europea y los Estados europeos individuales continúan externalizando los controles fronterizos a terceros países con malos registros sobre los derechos humanos; y las ONG que llenaron el vacío dejado por la retirada de los Estados en la aportación de asistencia humanitaria han sido acosadas con procedimientos administrativos y judiciales ".

La Comisaria subraya que esta situación es también el resultado de la incapacidad persistente de los Estados europeos para compartir la responsabilidad de las operaciones de búsqueda y salvamento y la acogida de refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en tierra. "Sin duda, algunos países costeros se han quedado solos frente a los desafíos planteados por la llegada de los migrantes por mar", dice la Comisaria. “Sin embargo, esto no puede justificar medidas que pongan en peligro la vida y la seguridad de los seres humanos. La protección efectiva de los derechos humanos de los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes, en tierra y en el mar, siempre debe prevalecer sobre cualquier dilema político o incertidumbre que la interacción de diferentes regímenes legales, prácticas y políticas pueda causar ".